Article Image
de lectura

APOYE ESTE PROYECTO



El relativismo y la doble moral: una actitud social asumida por muchos cubanos como forma de sobrevivencia.

Desde hace un tiempo (sobre todo a partir de tomar la presidencia Miguel Díaz Canel), el gobierno cubano viene utilizando el término robar para describir los desfalcos de todo tipo, especialmente de combustible. El asunto ha tomado cariz burlesco (como casi todos los asuntos serios por los que atraviesan los cubanos). En un reciente reportaje de una periodista cienfueguera transmitido durante la emisión estelar del NTV, al preguntarle a un camionero transportista de personal de dónde sacaba el combustible, éste, asomándose simpático por la elevada ventinalilla, le respondió sonriente: “si tú sabes de dónde, ¿para qué me preguntas?”. Ése es el intríngulis del asunto.

La pregunta surge incontenible: ¿es ese un fenómeno social nuevo? Para nada. La doble moral, y el relativismo moral, son fenómenos sociales tan viejos como el intento de formar el “hombre nuevo” durante los años 60-80 (después dejó de hablarse de ello). Tanto así, que los cubanos cesaron de utilizar ese verbo, para sustituirlo por “resolver”. De esa manera, en el mejor de los casos el sindicato del centro de trabajo le “asignaba” determinado recurso por el cual había pagado la empresa, o en el peor, el trabajador lo sustraía burlando las medidas de protección, convencido de la moralidad de semejante proceder.

En los primeros años al mercado subterráneo se le llamó “bolsa negra”, lo que respondía a un término muy similar a la especulación. Con el tiempo, tanto nos acostumbramos a comprar cosas de dudosa procedencia, que el bocablo desapareció de la jerga criolla, sustituido por “conseguí”, “me trajeron”, sin auto reproches morales, no importa si se trataba de carne de res de un sacrificio ilegal, o artículos de tocador. Sencillamente nadie pregunta ni se pregunta, esa es una mecánica bien engrasada.

¿Son los cubanos en general por ello peores moralmente? Según aprecio no. Los criollos hemos sido obligados a ello como forma de sobrevivir. Por una parte la concentración del poder y las oportunidades en unas pocas manos a nombre del “Estado”, ha obligado a la mayoría a sonreir cuando quiere morder. La existencia de un único y excluyente partido político ha forzado a una buena parte de la sociedad a militar en sus filas (incluidas desde la infancia los pioneros y la juventud comunistas), o a fingir apoyo, cuando su vida va evidentemente por otros rumbos. Me gusta decir que después de un desfile del 1º de mayo, ese mismo gentío sería capaz de asistir a un concierto de Willi Chirino y bailar con el estribillo “Ahí viene llegando”.

¿Causas del relativismo y la doble moral? En la brevedad de estas palabras es difícil siquiera enunciarlas todas. No obstante mencionaré algunas, por las cuales este fenómeno se ha generalizado.

Primero el carácter político de muchas decisiones gubernamentales administrativas como el monopolio del comercio interior y exterior, generando carencias y propiciando especulación; la falta de reconocimiento de la función social de la iniciativa privada (a la cual ni siquiera se le llama por su nombre sino por el eufemismo de “cuentapropistas”, vocablo que no existe en el idioma español), razón por la cual no puede esperarse de sus representantes una actitud de colaboración.

Dejo para último el más importante: la existencia de un único y excluyente partido político, y, por tanto, la imposición de una única ideología, omnipresente y omnipotente en todas las aristas de la vida social, cuyos preceptos de humildad y vida austera hace mucho los representantes y las familias de la más alta clase política no cumplen. Como todo en Cuba, el relativismo y la doble moral "vienen de arriba”.

Blog Logo

Ing. Eloy M. Viera Moreno

Enamorado de la ciudad que lo acogió por más de treinta años. Dedicado cultor de la cienfuegueridad.


Publicado

Image

Cienfuegos de Cuba

Detalles interesantes sobre la Perla del Sur y la actualidad cubana

Regresar a la Página Principal